Ingredientes:

1 atado de kale (se puede usar kale rizado o kale dinosaurio)
1 taza de cahews activados
1 mango pelado y picado
1/4 taza jugo de limón
1 cucharadita de pimienta cayena o paprika
1 cucharadita de miel de agave
Sal al gusto
2 cucharadas de agua (de acuerdo a lo que se vaya necesitando para encontrar la consistencia deseada)

Preparación:

Para la salsa mezclar en un procesador los cashews, el mango, el jugo de limón, la pimienta cayena, la miel de agave y la sal.  Ir incorporando de apoco el agua hasta lograr una salsa homogénea.
Precalentar el horno a 90°.  Colocar en moldes para el horno mats de silicona o papel cera.
Lavar bien los kales, quitarles la vena central y cortar las hojas (si son muy grandes) en pedazos de máximo 5 centímetros.
Poner en un bowl los kales, agregar la salsa de mango y masajear los kales hasta que estén impregnados de la salsa y hayan empezado a soltar la fibra.
Colocar los kales en los moldes preparados y llevar al horno por 20 A 25 minutos, revisando de cuando en cuando para que no se quemen.